Periodismo Interactivo

Un periódico que No es de Papel

JCC Veracruz 2014

Martín Valverde: Nadice te ama como Jesús

Martín Valverde: Nadice te ama como Jesús
Dale click para obtener tus boletos

07 agosto 2011

ETILENO XXI, PARA PENSARLE

Vía Libre

Crispín Garrido Mancilla

He tenido la
oportunidad de platicar con varios de los ejecutivos del proyecto Etileno XXI (no sé por qué le dicen “Siglo 21”, si esa palabra no aparece por ningún lado) y confieso que comienzo a creer que sí se va a hacer, sobre todo por la constancia con que se han venido dando cada uno de los pasos y por una serie de coincidencias, como el descubrimiento de grandes yacimientos de gas en aguas profundas frente a Coatzacoalcos (aunque lo que buscaban era petróleo) y el genuino interés de los inversionistas por hacer negocio con el etileno, cuya producción en México es deficitaria.



Cuando se anunció una y otra vez que el “golondrino” Proyecto Fénix se haría en Coatzacoalcos, mi única pregunta a las autoridades fue si ya tenían el terreno, porque no hace falta ser un experto en industrias de proceso para saber que no puede haber un proyecto ejecutivo si no se sabe dónde se va a ubicar. Detallitos como de dónde va a llegar la materia prima, hacia dónde van a salir los productos terminados; si se van por ducto, tren o barco, por ejemplo.


Pero eran los tiempos de Vicente Fox Quesada y Fidel Herrera Beltrán, quienes no tuvieron el menor empacho en rebautizar varias veces el proyecto de marras, hasta que uno lo llamó “Gavilán” y el otro lo dispersó, asegurando que el “megaproyecto” que sólo existió en sus discursos era una serie de ampliaciones de plantas en los complejos Morelos y Cangrejera. Si de ampliaciones de plantas ya existentes se tratara, llevaríamos ya dos o tres “Fénix” foxianos y por lo menos uno desaparecido, por las que han cerrado.


Total que en el manoseo del Fénix nunca se llegó a tener un terreno, ni un proyecto, ni un acuerdo sobre el suministro de materia prima (que decían sería nafta y no gas natural). Por supuesto, tampoco se tuvieron ganas de hacerlo. El único logro de ambos gobernantes, que siguen extrañando el poder, fue deteriorar la confianza de los ciudadanos, cansados de anuncios, mientras permanecían en la congeladora proyectos como el propio Fénix, el Proyecto Logístico del Istmo, el distribuidor vial o libramiento portuario, el puente Coatzacoalcos y el túnel.


Una diferencia fundamental en el proyecto Braskem-Idesa radica en que ya cuenta con el terreno, de 200 hectáreas, en el municipio de Nanchital, en los límites con el de Coatzacoalcos. El hecho de que esté en el vecino municipio es relativo, ya que se ubicará en el mismo corredor donde están otras plantas, como Resirene y Celanese, que ocupan territorio de Coatzacoalcos. El beneficio directo para Nanchital es el impuesto predial, que fue pagado a principios de año, pero su impacto económico será para toda la zona metropolitana, que incluye a Coatzacoalcos, Nanchital e Ixhuatlán del Sureste. En menor medida, beneficiará también a Moloacán, Las Choapas y Agua Dulce.


Es una buena señal, que haya arrancado la construcción del bulevar de acceso a Etileno XXI, rumbo a la congregación de Pollo de Oro, ya que se envía el mensaje de que los impulsores no tienen la vista fija en Coatzacoalcos, sino en toda el área que circunda el proyecto. Es bueno que Coatzacoalcos, como sede de la metrópoli, absorba la mayor parte del impacto económico del proyecto, pero también que éste se distribuya en los demás municipios, para mantener el orden en el crecimiento.


Lo que es innegable, es que este proyecto de 3 mil millones de dólares transformará a la región. Se estima que generará ocho mil empleos directos y 15 mil indirectos durante su etapa de construcción, que deberá arrancar dentro de unos meses, y ya en su operación, empleará a mil 500 personas. Es un proyecto comparable con cada uno de los tres grandes complejos que existen en Coatzacoalcos o la refinería de Minatitlán.


Toda esa etapa, se reflejará, por ejemplo, en las ventas de las tiendas, en la ocupación de hoteles y viviendas, en los restaurantes. Se trata de una cadena, en la que gente que nada tiene que ver con el proyecto, puede acceder a un empleo o hacer negocios de manera indirecta. El reto, a partir de entonces, será mantener el ritmo de inversión para que no llegue posteriormente una resaca como las que ya de sobra conocen las ciudades y pueblos de esta región y que tienen que ver con la terminación de las obras y la inexistencia de otras nuevas.


Los proyectos actualmente en ciernes pueden representar el inicio de una auténtica etapa de progreso para la región, que deberá considerar también el impacto social, para evitar que los males asociados con el derroche de quienes viven una recha de bonanza, termine con el poco orden que actualmente se tiene. Ya Coatzacoalcos vivió una larga época de crecimiento desordenado, originado por el “boom” petrolero. Es tiempo de aplicar la experiencia para que la historia tenga ahora un mejor saldo para todos.


crispingarrido@hotmail.com
Twitter: @CrispinGarrido

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Deja tu comentario, opinión, queja, crítica o sugerencia aquí para que todo mundo la vea y la comente.
También puedes enviar tus comentarios ocolaboraciones a coatzadigital@hotmail.com
twitter: @coatzadigital
Facebook: www.facebook.com/CoatzaDigital
¡Comienza a escribir!