coatza cambio

coatza cambio
Click aqui

Páginas

Cumplió Ayuntamiento de Minatitlán una semana de atraso en el pago de la nómina


SIN COBRAR TODAVÍA

Por Luis A. Chávez

Minatitlán.- Supuestamente el día 15 se debió de haber cubierto la nómina de aquellos que de una u otra forma laboran para el Ayuntamiento de Minatitlán. Al momento de hacer esta nota, día 22, todavía no se les ha pagado a la gran mayoría es decir ¡una semana! sin percibir salarios, y no es esta la primera ocasión, ya es recurrente.

Hace poco, en medios de comunicación se dieron a conocer las listas de numerosos aviadores tolerados desde el inicio del ejercicio municipal de gobierno y que suman, esas erogaciones de gente inútil y parásita, cerca de ¡ocho millones de pesos mensuales! Si se le aúna la deuda contraída por un puente que no se construyó (150 millones de pesos, etiquetados) “devuelve entonces el dinero si no lo construiste”, ah no, me quedo con los millones. Así de fácil se roba en Mina, así de sencillo y claro, luego un adeudo de veintitantos millones a una persona que labora la chatarra, más la debacle financiera a nivel estado donde según las cifras públicas se deben más de ¡ochenta mil millones de pesos!, se hace imposible entonces cubrir estos adeudos y, la gente encargada (que vive bien, muy bien porque facturan a placer al Ayuntamiento, comidas y bebidas, etcétera, hay qué ver las mega mansiones donde viven) no haya de dónde obtener recursos económicos sin importarles, por supuesto, la compra de despensa, medicinas y otros detalles más de hogar donde las deudas se acumulan aunque, para esa gente que vive bien, jamás.

Y ya se empeña lo poco, ya se mal vende lo último porque, aquellos que tienen familia, niños sobre todo, deben de cubrir esas necesidades pero, no han pagado todavía y lo peor, no se sabe cuándo, cómo, de qué manera se hará. La inteligencia de esta gente –los únicos genios pensantes encargados de la política local- no es capaz de conformar un Comité de Préstamo Emergente, una Asociación de Despensas, nada, ni siquiera dar una disculpa y, su inutilidad en el cargo, su ineptitud, queda entonces manifiesta pues ni siquiera pueden conseguir, no son capaces, la mitad de los salarios para, de forma particular, hacer esos préstamos con quienes son cautivos de nómina es decir, al arribar los dineros, descontar ese préstamo. No, no se les ocurre nada pero eso sí, no pagan y, “la infantería” tiene que seguir marcando entrada y salida porque, como dijo el presidente municipal: “todo es cuestión de disciplina y de orden” ah, y que moderemos nuestro carácter. Bueno pues, ya llegará la ocasión en que nos brinquemos la valla para meterle en el seno a una encueratriz un billete.