coatza cambio

coatza cambio
Click aqui

Páginas

Pese a detenciones, sigue la angustia en Playa Vicente por desaparición forzada de 5 jóvenes



* Suman seis los elementos policiacos detenidos por estos hechos; continúa la búsqueda, informó la Fiscalía

* Familiares siguen en vigilia a la espera de noticias sobre los muchachos desaparecidos por la Policía en Tierra Blanca

COMUNICADO DE LA FGE

Cosamaloapan.- La Fiscalía General del Estado (FGE) detuvo a Marcos Conde Hernández, delegado de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) en Tierra Blanca, y a Otoniel Cruz Linares policía de esa corporación, por su probable responsabilidad en la desaparición forzada de cinco jóvenes el pasado lunes 11 de enero, con lo que suman seis los elementos policiacos detenidos por estos hechos.




Basado en la contundencia de las pruebas presentadas por la Fiscalía de Investigaciones Ministeriales, este sábado, el Juez de Primera Instancia radicado en el Distrito Judicial de Cosamaloapan giró las órdenes de aprehensión solicitadas por la representación social con base en la Causa Penal 15/2016.

Cabe señalar que en seguimiento a la indagatoria que realiza la FGE, en las primeras horas de hoy fueron consignados los cuatro elementos de la SSP como presuntos responsables del delito de desaparición forzada.

Al ahondar en las investigaciones, la FGE encontró elementos suficientes para demostrar la probable responsabilidad de dos elementos policiacos más, por lo que a la par de las cuatro primeras consignaciones, solicitó y obtuvo de la autoridad judicial la emisión de las respectivas órdenes de aprehensión.

Una vez cumplidos los mandatos judiciales, se reforzó el traslado de Marcos Conde Hernández y Otoniel Cruz Linares, quienes se encontraban en la ciudad de Xalapa, con el objetivo de ingresarlos al penal regional de Cosamaloapan, donde en las siguientes horas serán puestos a disposición del Juez que los reclama para que respondan por los delitos de los que se les acusa.

De forma paralela, se han intensificado los operativos de búsqueda para localizar a los cinco jóvenes, en los que participan las fuerzas federales y estatales en coordinación con la Fiscalía General del Estado.

Hasta aquí el boletín oficial de la Fiscalía, que en ningún momento menciona qué hicieron los policías, que ya están detenidos, con los muchachos, lo que podría llevar a conocer sobre su paradero.

SIN NOTICIAS EN PLAYA VICENTE


Los jóvenes desaparecidos son José Benítez de la O, Marco Antonio Orozco Sánchez, Susana Tapia Garibo, Bernardo Benítez Arroyo y José Alfredo González Díaz, quienes regresaban el 11 de enero de un fin de semana de diversión en Boca del Río, cuando fueron interceptados por una patrulla de la Policía Estatal en un Súper Che de Tierra Blanca.

Desde entonces no se volvió a saber de su paradero y sólo se supo de la intervención de la policía por el testimonio de un paisano suyo, que pasó por el lugar y vio que los había parado la patrulla y les llamó para preguntar si había algún problema, a lo que uno de ellos respondió que creía que no pasaría nada y pronto continuarían el viaje.

Por eso, cuando pasó el tiempo y no llegaron los jóvenes, los familiares corrieron la voz de alerta y fueron directamente en contra de la Policía de Tierra Blanca, motivando un escándalo nacional que provocó la actuación de la Fiscalía, que detuvo a los policías y ahora a su jefe, pero sin aclarar qué pasó con los desaparecidos y, mucho menos, localizarlos.

En Playa Vicente, municipio agrícola y ganadero de 40 mil habitantes, ubicado en los límites con Oaxaca, la población se ha mantenido movilizada desde el día de la desaparición, exigiendo su presentación con vida.

Las manifestaciones se han alternado con oficios religiosos para rezar por un milagro, ya que su confianza en las autoridades estpa perdida desde el momento en que fueron los propios policías los responsables de la desaparición forzada y a pesar de que se anuncia la detención de los presuntos responsables no se informa nada respecto a qué sucedió con ellos.

Los familiares, todos de distintas familias, han permanecido en el Ministerio Público de Tierra Blanca a la espera de respuestas que no llegan, mientras ven que el gobierno trata de mostrar que trabaja al informar de detenciones, cuando lo que ellos quieren es ver a sus jóvenes sanos y salvos.