coatza cambio

coatza cambio
Click aqui

Páginas

Condena el Papa ataques en Bruselas y llama a unirse contra el terrorismo



Ciudad del Vaticano.- El papa Francisco pidió este miércoles rezar para "convertir los corazones de estas personas cegadas por el fundamentalismo cruel" al recordar los últimos atentados y en particular los del martes en Bruselas.


Durante los saludos en varios idiomas tras la audiencia general, Francisco explicó que ha seguido con "el corazón dolido" las tristes noticias sobre los atentados en Bruselas y expresó su cercanía y oración a toda la población belga y a los familiares de las víctimas y a los heridos.

Llamo a todos aquellos de buena fe a unirse en la condena unánime de esta crueldad abominable que provoca sólo muerte, terror y horror", declaró el Papa el miércoles en su audiencia general semanal frente a la Basílica de San Pedro.

Francisco instó a "perseverar" en la oración y pedir que "el señor en esta Semana Santa conforte los corazones afligidos y convierta los corazones de estas personas cegadas por el fundamentalismo cruel".

Estado Islámico se atribuyó la responsabilidad por los ataques suicidas perpetrados el martes en el aeropuerto de Bruselas y un tren del metro en la capital belga, que dejaron al menos 31 muertos.

El Vaticano difundió el martes el telegrama de pésame enviado por Francisco tras los atentados en Bruselas y en los que se condenaba "la violencia ciega que causa tanto sufrimiento".

BLINDAN EL VATICANO

lAs fuerzas del orden de Italia y de los servicios de seguridad del Vaticano blindaron este miércoles las inmediaciones de la Plaza de San Pedro, con motivo de la audiencia general del Papa Francisco, tras los atentados terroristas en Bruselas.

Según lo previsto por la Prefectura de la Casa Pontificia, unas 20 mil personas participarían en la audiencia, entre ellos un grupo de “peregrinos guadalupanos” de México, junto con fieles de Puerto Rico, Argentina y España

El operativo incluyó decenas de unidades del cuerpo militarizado de Carabinieri, de la Polizia di Stato, de la Policía Municipal y soldados con camiones camuflados del dispositivo “Strade sicure” (Calles seguras).

Ya desde la noche del martes las principales vías de acceso a San Pedro fueron cerradas al tráfico con vallas metálicas y vigiladas en diversos puntos clave.

Todos los feligreses que ingresaron a la plaza vaticana debieron pasar de forma obligatoria por un doble control, que incluyó detectores de metales portátiles y en forma de arco.

A cada uno se le revisó la mochila o la bolsa, según cada caso. Las botellas de vidrio y otros objetos les fueron retirados a los asistentes y esto provocó largas colas en los ingresos.

Más allá del vallado, en puntos clave se colocaron numerosos camiones blindados, patrullas y ambulancias. Fue vistosa la presencia policial en Piazza Risorgimento, frente al Castel Sant’Angelo y Piazza del Santo Uffizio.

Además de los controles en los ingresos, los policías –algunos con armas de alto poder– también se distribuyeron en pequeños grupos a lo largo de toda la Plaza de San Pedro.

Poco después de las 09:30 hora local (08:30 GMT), el papa Francisco llegó hasta la plaza y llevó a cabo el normal recorrido a bordo del papamóvil entre la multitud, antes de presidir la audiencia pública.

Con motivo del Jubileo extraordinario de la Misericordia, iniciado el diciembre de 2015, se puso en marcha un especial operativo de seguridad en el Vaticano, pero este día fue vistosamente reforzado, como consecuencia de los ataques terroristas en Bruselas, la capital de Bélgica.

LAS INVESTIGACIONES
Los sospechosos de los atentados en Bruselas transportaban los artefactos explosivos en maletas que pusieron encima de un carro de equipaje del aeropuerto de Zaventem, informó el diario "La Dernière Heure".

El periódico cita al alcalde de Zaventem, Francis Vermeiren, quien dijo que los tres presuntos atacantes del aeropuerto, visibles en una fotografía de una cámara de vigilancia, llegaron en taxi con maletas y dentro "estaban las bombas".

Según la misma fuente, depositaron sus maletas en un carrito y las dos primeras bombas explotaron.

La tercera bomba, según Vermeiren, fue puesta en una bolsa de viaje encima del carrito, pero al presunto terrorista "debió entrar en pánico, porque no la explotó".

El taxista que les llevó al aeropuerto recordó que le había extrañado que no le dejaran ayudar con el equipaje, según el diario Het Laatste Nieuws, que indica que el plan original de estos hombres era viajar con cinco maletas a Zaventem.

Los tres hombres habían pedido un coche grande y se enfadaron cuando llegó uno pequeño, en el que no cabían cinco maletas, según el relato del taxista.

Ello hace pensar que su intención era poner más carga explosiva en el aeropuerto de la que finalmente fueron capaces de llevar.

Después del ataque el taxista recordó a los tres sospechosos y llamó a la policía, por lo que fue él, según el diario, quien llevó a las fuerzas de seguridad a la dirección en la que les había recogido en el distrito de Schaerbeek.

En un registro en una vivienda de Schaerbeek la policía encontró un artefacto explosivo, productos químicos y una bandera del grupo terrorista Estado Islámico (EI).

En la imagen que captó una cámara de vigilancia del aeropuerto se ve a tres hombres, cada uno de los cuales empuja un carro de equipaje.

La foto muestra que dos de los hombres, vestidos de negro, llevan en la mano izquierda un solo guante, algo que según "La Libre Belgique" podría haber servido para ocultar los detonadores de explosivos.

El tercero, vestido con una chaqueta blanca y que lleva un gorro negro, está siendo "activamente buscado".

La policía emitió primero un aviso de búsqueda para este hombre y después para los otros dos.

Los medios belgas apuntaron que los dos hombres que portaban un guante podían ser terroristas suicidas.

El fiscal federal, Frederic Van Leeuw, dijo junto con el primer ministro, Charles Michel, que una de las dos explosiones ocurridas en el aeropuerto de Bruselas "probablemente fue causada por un kamikaze".

Las primeras dos explosiones se produjeron con un intervalo de varios segundos en el aeropuerto de Zaventem, cercano a Bruselas, hacia las 07:00 GMT en la zona de mostradores de facturación de Brussels Airlines y American Airlines, confirmó el gobernador de la provincia de Brabante flamenco, Lodewijk De Witte.

Allí murieron 14 personas y un centenar resultaron heridas.

En la estación de Maalbeek, a escasos 200 metros de la sede de la Comisión Europea (CE), una tercera explosión tuvo lugar a las 08:10 GMT que mató al menos a 20 personas y dejó heridas a otro centenar.


(Fuente: Excelsior)