coatza cambio

coatza cambio
Click aqui

Páginas

Convierten en chatarra en los astilleros del Calzadas al histórico Buque Museo Aldebarán

Recortado, para pasar por debajo del puente Coatzacoalcos I.

Del proyecto, solo quedó el nombre. 
Crispín Garrido Mancilla / Fotos: Alan Garrido 

Coatzacoalcos.- Es ésta, una ciudad sin historia y seguirá así. El Buque Museo Aldebarán, donado por la Armada de México al Ayuntamiento de Coatzacoalcos en 2008, llegó con todo y su elegante logotipo en el casco, al lugar en que será desguazado, vendido como chatarra.


Fue construido en Estados Unidos, donde sirvió en la US Navy a partir de l943, en plena Segunda Guerra Mundial, hasta 1962, cuando fue adquirido por el Gobierno de México, para convertirlo en Dragaminas de la Armada de México, bajo el numeral DM-20.
En 1970 dejó las actividades militares para convertirse en buque oceanográfico y posteriormente en buque escuela, ya bajo el nombre de Aldebarán, hasta que en 2008 fue retirado del servicio activo y donado al Ayuntamiento de Coatzacoalcos, entonces encabezado por Marcelo Montiel Montiel, como parte de un publicitado proyecto turístico de convertirlo en un museo flotante.
Por entonces, el barco se encontraba en muy buen estado, pero hacía falta la construcción de un muelle, que permitiera el acceso del público a su interior. Se habló primero de instalarlo en el muelle de cabotaje de Pemex, lo cual fue descartado por la paraestatal, y posteriormente se habló de construir un muelle especial junto malecón del río, a la altura de la avenida Lerdo.

El 22 de octubre de 2008, la subdirectora de Turismo Municipal, Akira Wong Trujillo, dijo a Coatza Digital que "con una inversión de más de 2 millones de pesos en mano de obra y material", continuaban los trabajos de la segunda etapa de rehabilitación del Buque Museo Aldebarán, con apoyo de ingenieros de la Universidad Veracruzana (UV). 

Explicó, en esos días, a la reportera Denisse Carrión que “están trabajando los especialistas de ingeniería de la UV para remodelar toda la instalación eléctrica, ya se pegaron las losetas de algunas áreas del barco y los plafones; la carpintería se está trabajando en ella para montar las piezas dentro del buque”.
La idea era ponerlo en funcionamiento en 2009 y, afirmaba, los únicos retrasos en el proyecto eran relacionados con la construcción del muelle, pero por cuestiones meteorológicas. Mientras, el Aldebarán permanecía en los muelles de la Armada de México.

Hacia diciembre de 2009, el proyecto empezaba a hacer agua y el entonces promotor turístico Agustín Dany sostenía que el mejor lugar para construir el muelle era del lado de Villa Allende, donde tampoco se hizo movimiento alguno para iniciar la obra y el proyecto cayó en el olvido.
Ahora, su glorioso pasado como buque de la fuerza naval de Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial, y en México como dragaminas y buque científico y didáctico, están siendo aniquilados por los sopletes para resolver un problema de falta de recursos.
La cultura y los proyectos turísticos tendrán que esperar su oportunidad, pero para entonces el barco Aldebarán y los millones invertidos en su rehabilitación habrán desaparecido.