coatza cambio

coatza cambio
Click aqui

Páginas

Nana asesina aseguró que mató a bebé para vengarse de presidente Ruso

Rusia.-Una nana acusada de decapitar a una niña de 4 años y exhibir su cabeza afuera de una estación de metro en Moscú, dijo durante un supuesto interrogatorio grabado en video que el asesinato fue un acto de venganza contra el presidente Vladimir Putin por los ataques aéreos rusos en Siria.


Al preguntarle sobre el video difundido el jueves, Dmitry Peskov, vocero de Putin, dijo que es difícil juzgar el testimonio de una mujer que calificó de "evidentemente trastornada".

Gulchekhra Bobokulova, de 38 años, fue detenida en Moscú el lunes después de que matara a una niña que cuidaba. El metraje del video publicado en internet el jueves parecía mostrar a un policía interrogándola. No fue claro en dónde se grabó el video y The Associated Press no pudo verificar su autenticidad ni las circunstancias bajo las cuales se grabó.

En el video, dice que el asesinato de la niña fue una venganza. Al preguntarle contra quién, responde "el que ha derramado la sangre". Al preguntarle a quién se refería, especificó: "¿Quién la derramó? Putin ha estado lanzando bombas".

El Comité de Investigación, la principal agencia investigadora de Rusia, no pudo confirmar ni negar la autenticidad del video, pero el vocero Vladimir Markin advirtió en un comunicado que las palabras de Bobokulova deberían ser tratadas con precaución.

La prensa rusa reportó que Bobokulova, originaria de la ex república soviética de Uzbekistán, fue diagnosticada por primera vez con esquizofrenia en el 2003. Aún no es sometida a una evaluación psiquiátrica en Rusia.

Markin refutó informes de que los investigadores encontraron números telefónicos de extremistas islámicos entre los contactos de Bobokulova. Fiscales rusos le dijeron el miércoles a la corte que ella no actuó sola y que otros participantes que no identificaron influyeron para que matara a la niña.

En el video dice a los investigadores que lee el Corán y reza día y noche, pero que pueden ir a matar a sus tres hijos en Uzbekistán, que no leen el Corán.