coatza cambio

coatza cambio
Click aqui

Páginas

"Por eso los matan"

Juan Antonio Valencia.

Luis A. Chávez

Minatitlán.- El día lunes 14 de marzo del año en curso, 2016, leo la desagradable nota aparecida en las llamadas redes electrónicas donde un sujeto de nombre alejandro silvestre (así, en minúsculas) sedicente egresado de un centro de comunicación (¿?) y que escribe “no lo amenazé”, así con Z en lugar de no lo amenacé, le escribe a Juan Antonio Valencia -éste sí periodista en toda la extensión de la palabra, nada improvisado y con muchísimos años de trabajar en tan delicado quehacer, mismo que le da dado un merecidísimo lugar no sólo en el estado de Veracruz sino incluso allende nuestras fronteras nacionales- le escribe el mencionado sujeto de marras, alejandro silvestre, a Juan Antonio Valencia que, por sus críticas a un político, “por eso los matan” y que, además, continúa el de a tiro bien silvestre, “él (el silvestre) será el primero que se alegrará de su muerte”, es decir, la muerte, no natural se colige sino el asesinato, en contra del periodista Juan Antonio Valencia.

Tales declaraciones –y qué bueno que Juan Antonio Valencia lo publicó en las redes- ha provocado no sólo en la localidad sino en varios puntos ya de nuestro estado, un revuelo de repudio y malestar hacia alejandro el silvestre del que publicamos aquí su foto. 
Y es que semejantes dichos de ese sujeto tiene varias lecturas. En primer lugar de su desconocimiento, total, a la Libertad de Expresión. Del amparo del sexto y séptimo Constitucional y que, un sedicente egresado de una escuela de comunicación, escuela intolerante por lo que se ve pues ahí están sus egresados enseñando el cobre (¿qué “maestros” impartirán clases ahí?, algo digno de investigar) al enterarse de que no todos tienen la misma estrecha opinión de él, ya de un partido o de un político, tales expresiones de desear la muerte al disentir una persona, nos da cabal cuenta de “la calidad” de, vamos a decir persona, de sujetos como alejandro el silvestre. En una atmósfera de amenazas veladas, tales dichos deben ser llevados, cuanto antes, a la Agencia del Ministerio Público sólo para escuchar, frente a la autoridad, cuál es el verdadero trasfondo de un deseo, grave, de desear que maten a un periodista.
Estamos y continuaremos muy pendientes del caso, aquí en Minatitlán Veracruz y Coatzacoalcos, donde se acaba de suscitar este deplorable, criticable y execrable hecho uniéndonos por supuesto al cúmulo de solidaridad en torno al periodista Juan Antonio Valencia y, emitiremos esta nota a diferentes medios de comunicación de los que, si se entera alejandro el silvestre que hacen trabajo de crítica, ya les va a desear también que los maten. Seguiremos informando.