coatza cambio

coatza cambio
Click aqui

Páginas

Enmedio del clima de inseguridad y miedo en el Sur, llega Javier Duarte, pero no se deja ver



Coatzacoalcos.- Cuatro horas de espera para un: "que siempre no".  Pese a la invitación a una rueda de prensa a medios de comunicación locales por parte del gobernador del estado, Javier Duarte de Ochoa, para hablar sobre temas relacionados con la seguridad, este se decidió a no atenderlos aun cuando ya había acabado la reunión con las autoridades municipales y de Seguridad Pública.


Fueron al menos cuatro horas en las que reporteros de distintos medios informativos estuvieron esperando para la rueda de prensa, que en primera instancia estaba contemplada a las 11 de la mañana en la 3er Zona Naval, la cambiaron a las 12 del día al Astillero de Marina y ahí se esperó hasta que pasando las 3 de la tarde un oficial de la Marina dio a conocer que no habría rueda de prensa, que era exclusivamente una reunión con autoridades de seguridad y municipales. Aunque fue evidente que no solo había ahí altos mandos, sino un gran número de elementos policiacos que por el día de hoy dejaron las calles de Coatzacoalcos para resguardar al mandatario estatal en un evento al que ni los disparos de las lentes de los reporteros pudieron ingresar.

Así también, aunque no se había dicho aún que Duarte de Ochoa no atendería a la prensa, ya se había emitido un comunicado de prensa tratando los temas que se habían tomado en esta junta, que era principalmente la seguridad, en este se dijo que se analizaron las estrategias de seguridad y se supervisaron las que apenas se implementarán, sin hablar en ningún momento de la ola de violencia que impera en la ciudad, los secuestros a plena luz del día -entre los últimos ocurridos el de un menor- y los homicidios que son casi a diario. 


“Así mismo, el mandatario trató algunos puntos que se abordaron el día de ayer en la XL Sesión del Consejo Nacional de Seguridad Pública (CNSP), encabezada por el presidente Enrique Peña Nieto, mismos que competen en Veracruz y por lo que destacó que la entidad no está dentro de los focos rojos en el tema de seguridad a nivel nacional”, se expresó en una cita de dicho comunicado emitido a todos los medios de comunicación, pese a la evidente crisis de seguridad que impera en el sur de la entidad.

Tampoco el gobernador veracruzano aprovechó la oportunidad para fijar su postura respecto a la decisión federal de no atender el problema de inseguridad en el Estado, pese a que en la mañana de este miércoles un nuevo secuestro fue realizado.
Eso sin contar la cantidad de homicidios que se han hecho públicos de manera casi diaria víctimas de la delincuencia organizada, robos y asaltos en distintas colonias, amenazas a empresarios que han tenido que dejar la ciudad y el miedo que existe en la ciudadanía de ser blanco de un delito. 

Quien sí atendió a los medios de comunicación fue el alcalde de la ciudad Joaquín Caballero Rosiñol. El alcalde dijo que la reunión se trató de delinear estrategias de coordinación, señalar el aumento de elementos operativos que vendrá a la sur tanto en materia de prevención e investigación -información que se ha manejado desde hace algunos meses sin mayores resultados-.

Indicó que no hay un número específico de elementos de seguridad que vendrán al sur a colaborar con el combate a la delincuencia, pero serán, de nuevo, de la Fuerza Civil y Mando Único. 

Y si aún en esta crisis de seguridad veracruzana el gobernador no emitió declaración alguna sobre el tema, las preguntas sobre la auditoría que le realiza el SAT, sus herencias millonarias y la calificación como uno de los peores gobernadores del país y de la historia de Veracruz, siguen siendo asuntos pendientes de tratar.