coatza cambio

coatza cambio
Click aqui

Páginas

Bienvenidos a Jáltipan, lugar de secuestros, extorsiones y ejecuciones.



Belem Reyes

Jáltipan.- Hace unos años nadie sabría que existía Jáltipan en el mapa sí no fuera porque en los últimos dos años se ha convertido en cuna de presuntos delincuentes que acabaron con la armonía del pueblo chogostero. El mes patriótico se pintó de rojo por la sangre derramada; el día 07 de septiembre  a las seis de la tarde en la calle Hidalgo, en pleno Centro, sujetos a bordo de una motocicleta acribillaron con armas de fuego al chofer del taxi número 44, era Jesús Manuel Chontal Zavaleta alias “Manolo”.

Hay un toque de queda virtual en el municipio; a las diez de la noche luce como un pueblo fantasma, no hay nadie fuera de casa. En grupos de Facebook corre una psicosis entre si son balazos o fuegos pirotécnicos. Desafortunadamente la mayoría son “balazos”. 
Faltan elementos de seguridad. 
En una ciudad de cerca de 40 mil habitantes, solo hay 64 Policías Municipales que cubren una extensión territorial de 331, 48 km2 y 5 detectives adscritos a la Policía Ministerial de la Fiscalía General del Estado (al servicio de Jáltipan, Cosoleacaque, Oteapan, Zaragoza, Chinameca y parte de la Sierra)  que tendrían que atender las investigaciones de presuntos secuestros, extorsiones, ejecuciones, desapariciones y demás. Conclusión, no hay personal suficiente.
El inexperto alcalde Miguel Ángel Bahena Viveros ha reiterado en diversas ocasiones que ha solicitado el Mando Único pero que el Gobernador Javier Duarte de Ochoa y en su momento el exsecretario de Seguridad Pública, Arturo Bermúdez Zurita le rechazaron la solicitud. El pasado  24 de agosto tras asistir a la reunión de Blindaje Minatitlán, Javier Duarte aseguró que el alcalde tiene la decisión de traer al Mando Único y/o capacitar a sus elementos municipales para acreditarse, el punto es que no tiene recursos. También se afirma que Bahena Viveros, no desea dejar de administrar los recursos de Seguridad Municipal.  
Instancias que fallan
En agosto se denunció ante la Fiscalía General del Estado, subsede Cosoleacaque, la desaparición del “Güero Aguirre”, manejaba un taxi pirata. No se sabe nada, desde entonces de su paradero. 
Ante Transporte Público de Estado oficialmente existen 479 taxis en Jáltipan, los demás son piratas. Tránsito municipal no infracciona a los taxis demás que trabajan, Transporte Público, llega de vez en cuando, hace “su trabajo” y se lleva a unidades que carecen de documentación, licencia de conducir, tarjeta de circulación, etc. ¿Quién está fallando también? 
¿Dónde están los operativos de Tránsito para recoger estos transportes sin placas? No los hay. Es un pueblo sin ley. Se sabe, de acuerdo a testigos, que las ejecuciones las llevan a cabo sujetos a bordo de motocicletas. Así fue como ejecutaron a sangre fría al taxista la noche del 21 de septiembre, Jesús Anselmo Peña Zamudio, estaba en el lavado de autos ubicado en calle Galeana casi esquina Nacional, más de 10 disparos accionaron contra el sujeto que murió instantáneamente. 
Tener dinero es sinónimo de pagar por tu vida
En agosto un presunto secuestro no denunciado de una mujer comerciante conmocionó a Jáltipan, nadie daba crédito a los sucedido. Sin embargo pocos saben que la familia vivía ya el segundo plagio en su hogar. Fue un 21 de agosto cuando salía de su vivienda para ir a abrir su negocio ubicado a unas cuadras, cuando sujetos armados en una camioneta le cerraron el paso y bajaron con violencia a la mujer, pese a que su esposo trató de impedir la agresión, B.S  fue llevada con rumbo desconocido.
A los nueve días fue liberada, tras el pago de una fuerte suma de dinero. ¿Cuál fue el delito de B.S para ser privada de su libertad? La respuesta es: trabajar honradamente.
El 22 de septiembre intensa movilización policiaca se registró en el domicilio de prolongación Hidalgo de la colonia Deportiva, a las 8:15 de la mañana sujetos a bordo de una camioneta secuestraban al ingeniero José Abel Dionisio Santiago, su familia se percató del suceso e interfirió para defenderlo. En el forcejeo los presuntos secuestradores dispararon contra Abel Dionisio y así se lo llevaron mal herido. 
Una persecución se vivió en el tramo carretero Jáltipan-Oteapan, familiares de Abel seguían a la camioneta, los presuntos delincuentes dispararon contra ellos y fue así como su familia quedó varada. La Policía municipal continúo la persecución y desafortunadamente encontraron la camioneta donde llevaban plagiado al Ingeniero, abandonada en el tramo de la carretera Zaragoza-Oteapan. Una camioneta gris, con las puertas abiertas y adentro el cuerpo sin vida del ingeniero. Sus últimas palabras fueron a su esposa, “Sálvate tú, a mí ya me cargó la chingada”, cuando lo plagiaron en su casa.
Un mes antes Abel Dionisio había recibido una cabeza de cochino con el nombre de sus tres hijos y un número telefónico, él expresó: “Yo no voy a mantener a huevones”. Nunca se esperó este trágico final. Descanse en paz. 
Un día después del fallido secuestro, ayer fue privado de su libertad el joven de 17 años Fernando Lárraga, tampoco hay denuncia. Sus padres han comenzado a vender todo para pagar el cuantioso rescate y pedido a través de las redes sociales apoyo monetario a la ciudadanía. Hoy el pueblo conmocionado espera que este hecho delictivo tenga un "final feliz" y Fernando regrese sano y salvo a su casa.
Esto sucede tan solo en Jáltipan, ni hablar de los demás municipios, Acayucan la llave del sureste diariamente se comenten ilícitos, Minatitlán la ciudad petrolera no se escapa y el puerto de Coatzacoalcos hasta casas de seguridad posee. El Sur de Veracruz, vive su peor etapa de inseguridad. Los Blindajes no funcionan de la SSP, la FGE carece de personal, y el Gobernador Javier Duarte de Ochoa, dice que no pasa nada.